Skip to main content

¿Por qué empecé a meditar? Por qué no “estaba bien”, por qué me angustiaba, porque no sabía para donde “tirar” …  Y seguí las indicaciones de mi corazón:  encontré a mi maestra, un grupo de meditadores, libros para reflexionar y un buen camino a recorrer.

Mi rutina de meditación en casa (no guiada) es de 15 minutos cada mañana. Este es mi compromiso mínimo.

Voy a meditar… Me siento… Y al cabo de unos minutos (o instantes) me doy cuenta que mi respiración es agitada y mis pensamientos están corriendo una maratón.

Chequeo: Posición activa con la espalda erguida, pero sin incomodidad; respiración consciente, natural y relajada; los pensamientos están ahí, los dejo pasar, los observo, pero no juzgo ni me anclo en ellos.

Y vuelvo a “meditar” y me pierdo otra vez…

¿Por qué la imagen que tengo del meditador está tan lejos de mi autoimagen y mi realidad meditando?

No lo conseguiré. Pero, ¿hay algo que deba conseguir?

¿Por qué sigo meditando? Creo que lo que he descubierto es que no hay un estado a llegar. No voy a ningún sitio, no busco, no deseo, no lucho… me rindo.

Pablo D’Ors dice en Biografía del silencio: “La meditación no tiene nada que ver con un hipotético estado de placidez, como hay tantos que la entienden. Más bien se trata de un dejarse trabajar por el dolor, de un lidiar pacíficamente con él. La meditación es el arte de la rendición”.

¿Por qué no dejaré de meditar? Mi cuerpo consciente, la respiración natural, y mi mente no esclavizada por los pensamientos es el camino que he encontrado para estar en/con mi ser.

“En el proceso transformador de la meditación cultivamos también el factor de estar atentos a cada preciso momento. Elegimos, momento tras momento, estar plenamente aquí. Estar atentos a nuestra mente y a nuestro cuerpo del momento presente es una forma de ser afectuosos con nosotros mismos, con los demás y con el mundo. Esta atención cualitativa es inherente a nuestra capacidad de amar” de Los lugares que te asustan- Pema Chödrön.

 


Autora: Montserrat González

Desde cuando practicas la meditación: Desde el 2016

Apúntate a nuestra newsletter y recibe más información

    Leave a Reply